Palabras de preocupación, muros de disuasión: refugiados hacia el mar / Animal Político

Aurélie Ponthieu

La decisión se ha tomado debido a que la crisis humanitaria en el Mediterráneo está empeorando cada año, pero la Unión Europea no muestra voluntad de cambiar las políticas que han llevado a esta crisis. Salvar vidas es nuestra actividad principal, ya sea en tierra o en el mar.

En los últimos 15 años, el Mar Mediterráneo se ha convertido en un cementerio para más de 20,000 inmigrantes y refugiados que buscaban protección y una vida mejor en Europa. Al menos 3,500 personas se ahogaron cerca de las costas europeas en 2014, muchos de ellos procedentes de Siria, Eritrea o el África subsahariana. Sólo en lo que va del año, 500 personas ya han perdido la vida en el mar, y eso antes del período de verano, que es cuando la mayoría de las personas intentan el peligroso cruce.

Los riesgos de la migración por mar

La migración en embarcaciones es un fenómeno complejo, influido por factores geopolíticos y socioeconómicos -conflictos, pobreza extrema, violaciones masivas de los derechos humanos, y también por el fracaso del sistema de protección de los refugiados, combinado con personas que permanecen varadas indefinidamente en instalaciones con condiciones deplorables. Al menos la mitad de las personas que abordan estas embarcaciones no aptas para navegar a Europa, están huyendo de las zonas de conflicto y se les concederá el asilo una vez en Europa.

El número de entradas por mar registradas llegó a 218,000 en 2014, frente a los 60,000 del año anterior. Con la guerra siria que arrasa sin cesar y la creciente inestabilidad en Libia, se espera que el número de personas que se harán a la mar este año sea una vez más sin precedentes. Mientras otros medios seguros para llegar a Europa sigan siendo escasos, existen pocas opciones disponibles para los refugiados que no sea intentarlo por mar.

Un decepcionante respuesta de Europa

El desplazamiento masivo de personas en Siria será recordado como el más grande en la historia reciente. Pero Europa será recordada por lo poco que hizo para ayudar a los ahora 3,8 millones de refugiados sirios. El noventa y cinco por ciento de los refugiados están registrados en los países vecinos a Siria – en campos de refugiados y centros urbanos en Jordania, Turquía, Líbano e Irak – lo que pone la capacidad de asistencia local e internacional al límite.

En lugar de aliviar esta carga, los Estados europeos están alentando a estos países para que acojan aún más refugiados, y construyen muros para mantener a la gente fuera de Europa. Sólo cuatro por ciento de los refugiados sirios han logrado ser reubicados en la UE. Hasta el momento, los países europeos han establecido una mísera cuota de reubicación de 36,300 refugiados sirios. Alemania ofrece la gran mayoría de los lugares – 30,000 – mientras que el Reino Unido aceptó vergonzosamente a sólo 143 refugiados sirios en 2014.

Interesados ​​no en salvar vidas, sino en mantener a la gente fuera

La protesta pública provocada por los naufragios de octubre de 2013 en las costas de Lampedusa, Italia, se ha desvanecido hace mucho tiempo. Si bien las organizaciones de ayuda a refugiados y los expertos en asilo discuten las mejores maneras de prevenir muertes en el mar mediante la apertura de canales seguros y legales, los estados miembros de la UE están buscando en otra parte. Obsesionados con el miedo a los “factores de atracción”, estos estados están interesados ​​no en salvar vidas, sino en mantener a la gente fuera de vista.

A principios de marzo, la Comisión Europea anunció el inicio del Equipo Operativo Conjunto MARE. Esto no es una réplica de la operación Mare Nostrum de la marina italiana, que tenía la intención de rescatar a personas en peligro en el mar. Por el contrario, se trata de un centro de inteligencia marítima destinada a la lucha contra el contrabando de personas en el mar; el mismo contrabando de personas que está floreciendo porque la UE ha cerrado sus fronteras terrestres. Hoy en día, la energía y los recursos se centran en “cortar el flujo”. Pero cortar el flujo – sin ofrecer otras opciones para las personas que buscan refugio – sólo se traduce en un mayor sufrimiento y muerte.En línea con esta tendencia, el gobierno italiano ha propuesto aumentar las capacidades de salvamento marítimo de países como Túnez y Egipto, para que aquellas personas rescatadas puedan ser llevadas de nuevo a orillas del norte de África, en lugar de ser llevadas a Europa.

Nuestros pacientes en Sicilia cuentan a nuestros equipos historias terribles sobre el abuso que han sufrido a manos de los traficantes, pero también del maltrato en los países de tránsito, como Egipto y Libia. Los refugiados sirios y palestinos que tratan de tomar un barco desde Egipto a Europa son arrestados y detenidos en condiciones deplorables.

Grupos de derechos humanos han denunciado casos de devolución de personas por parte de las autoridades egipcias, debido a que estos detenidos se ven obligados a comprar billetes de avión a otros países, incluyendo incluso volver a Siria. También se cree ampliamente que en algunos casos, la corrupción de las autoridades estatales en realidad permite la existencia de redes de contrabando.

Las medidas puestas en marcha para detener los barcos pasan por alto el punto más básico de la llamada “crisis de migración”: Las personas que necesitan protección no tienen más remedio que huir. Por lo menos el diez por ciento de los pacientes atendidos por el personal médico de MSF en nuestro proyecto en Sicilia han sido víctimas de la violencia en su país de origen o a lo largo de su ruta.

Migrantes forzados a viajar por mar debido al cierre de las fronteras terrestres

Si la peligrosa ruta marítima ahora es la puerta principal de entrada a la UE para los refugiados, es porque todas las fronteras terrestres están cerradas. A finales de 2013, Bulgaria inició la construcción de una cerca de 9,6 millones de euros destinada a mantener fuera a los refugiados sirios. Si bien el conflicto en Siria se intensificó, el número de entradas en Bulgaria se redujo de 3.626 en octubre de 2013 a unos pocos cientos en enero de 2014, después del lanzamiento de esta operación fronteriza. Incluso la agencia de control de fronteras de Europa FRONTEX admite que esta operación simplemente ha desviado el flujo de refugiados hacia el mar.

Grecia ya selló su frontera terrestre con Turquía en 2012, desviando la mayor parte del flujo de refugiados a sus puntos marítimos de entrada. El número de llegadas por mar desde enero 2015 aumentó un 145% en las islas griegas con respecto al mismo período del año pasado. Las condiciones de recepción de estas islas son deplorables y los equipos de MSF que trabajan en las islas del Dodecaneso han denunciado reiteradamente la falta de voluntad del gobierno griego para asegurar una asistencia básica a los refugiados.

Un desastre humanitario generado por la política

El próximo mes la Comisión Europea presentará su nueva agenda en materia de migración. Aún está por verse si este programa reflejará las lecciones aprendidas en los últimos años. Centrándose en mantener a la gente fuera y haciendo caso omiso de las vidas humanas que componen estos “flujos”, se ha logrado sólo una cosa: el sufrimiento y la muerte de miles de personas. Seamos claros: este es un desastre humanitario generado por la política.

Se deben tomar medidas concretas de inmediato para garantizar el acceso seguro de los refugiados a territorios de la UE: La no-devolución y los estándares mínimos en las instalaciones de recepción. Los Estados miembros de la UE deben poner en marcha mecanismos adaptados y ambiciosos de búsqueda y rescate en el mar para salvar a los cientos de miles de hombres, mujeres y niños que arriesgarán sus vidas este año en busca de seguridad y protección. El enfoque de tratar de mantener a las personas fuera de Europa debe ser sustituido por un enfoque que ofrezca canales seguros y legales para las personas que necesitan un refugio seguro.

Desde 2002, nuestros equipos en Lampedusa y Sicilia han estado atendiendo a los sobrevivientes – tratamiento de la deshidratación, hipotermia y traumatismos vinculados a la travesía. Pero no han sido capaces de evitar las muertes. Esto es insostenible para una organización humanitaria como MSF. Incluso si el salvamento marítimo no es la solución a la migración en embarcaciones, sin duda es una necesidad urgente para que las personas no mueran mientras esperan las políticas más humanas que deben adoptarse.

Hasta que estas políticas estén en su lugar, la forma en que los líderes europeos tratan a los refugiados continuará demostrando su doble moral de no practicar los derechos humanos en sus propios países, que con tan buena voluntad predican el extranjero.

***

Aurélie Ponthieu trabaja en MSF desde hace 9 años, primero en el terreno y luego en Bruselas. Su área de especialización incluye la migración forzada y el impacto humanitario de las políticas migratorias y de refugiados. Tiene un master en Acción Humanitaria / Asistencia Jurídica Internacional y una maestría en Derecho Internacional y Europeo. Antes de trabajar en la sede de MSF en Bruselas, Aurélie trabajó en el terreno con MSF durante 5 años, en países como Níger, Sudán, Chad, Colombia y Haití. Previo a su labor con MSF, trabajó como voluntaria para otras organizaciones en Honduras y Chile. Actualmente está proporcionando análisis y apoyo a MSF sobre los siguientes países: Europa (Italia, Grecia, Bulgaria, Hungría y los Balcanes occidentales), Libia, Egipto, África del Sur y la República Democrática del Congo.

Fotos: Ikram N’gadi/MSF.

 Link: http://www.animalpolitico.com/blogueros-el-blog-de-msf/2015/04/23/palabras-de-preocupacion-muros-de-disuasion-refugiados-hacia-el-mar/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s