La victoria del miedo en Israel / El País

Un país pequeño, y rodeado de enemigos tan perversos como Hamás, Hezbolá y el Estado Islámico, no puede decidir elecciones en función de programas socioeconómicos como si fuera un ducado de Europa occidenta

Benjamin Netanyahu es con toda probabilidad el peor primer ministro de la historia de Israel. Sus errores y sus defectos han quedado abudantemente claros durante sus nueve años en el poder. Cuando emprendió la reciente campaña para la reelección, ni siquiera sus propios partidarios y votantes pudieron disimular su repugnancia por la conducta egomaniaca del candidato y el vergonzoso comportamiento público de su esposa.

Ahora bien, más allá de las peligrosas características personales de Netanyahu, durante su mandato, Israel se ha afianzado como uno de los países de la OCDE que sufren más desigualdades. El líder neoliberal más fanático de la historia del país pidió a los pobres y a una clase media empobrecida que le reeligieran a pesar de padecer un coste de la vida sin precedentes, viviendas inaccesibles y un índice de pobreza del 21%. Pues bien, le han reelegido.

Netanyahu ni siquiera pudo contar con expertos respetables en seguridad que respaldaran su continuidad en el poder. Alrededor de 180 generales y héroes de guerra, entre ellos Meir Dagan, uno de los antiguos jefes del Mosad —los servicios de inteligencia israelíes— que más respeto inspiran, se unieron para oponerse a la reelección de un hombre al que calificaron de amenaza contra la seguridad de Israel.

No hace falta ser un referente de la seguridad para ver que Netanyahu ha quemado los puentes de Israel con la comunidad internacional, en especial Estados Unidos, nuestro aliado y benefactor más indispensable. No solo trató abiertamente de sabotear las negociaciones del presidente Barack Obama con Irán al alinearse con sus adversarios republicanos, sino que, dos días antes de la votación, rechazó sin previo aviso su compromiso de respetar la solución de dos Estados, la piedra angular del plan de la comunidad internacional para lograr la paz en Oriente Próximo.

¿Por qué, entonces, los votantes israelíes han recompensado a Netanyahu con un tercer mandato consecutivo como primer ministro (con el margen de victoria más amplio desde su primera elección, en 1996)? Sencillamente, porque la inmensa mayoría de los israelíes está de acuerdo con Netanyahu en un aspecto fundamental: un país pequeño, rodeado de enemigos, en una región caótica de Estados fallidos y actores no estatales tan perversos como Hamás, Hezbolá y ahora el Estado Islámico, no puede permitirse el lujo de ganar elecciones en función de programas socioeconómicos como si fuera un pacífico ducado de Europa occidental.

El patético intento de los rivales de Netanyahu de centrar la campaña en el desmesurado aumento del coste de la vida y los precios prohibitivos de la vivienda quedó aplastado por ese mensaje tan convincente. Al fin y al cabo, antes de mejorar el coste de la vida, es necesario garantizar que es posible vivir.

El primer ministro coincide con un grupo cada vez más amplio de votantes que desconfía de los árabes, incluso de los que son conciudadanos suyos. A los israelíes progresistas les escandalizó la advertencia que hizo Netanyahu en plena jornada electoral: “Los árabes acuden a votar en masa, en autobuses fletados por la izquierda”. Sin embargo, sus partidarios —siguiendo los pasos racistas de la extrema derecha europea— pensaron que la frase era una forma legítima de exhortarles a ir a votar.

Tampoco les indignó que Netanyahu renegara de su promesa de crear de un Estado palestino. Estos votantes consideran que los palestinos, que han rechazado propuestas de paz de Gobiernos de izquierdas y la propuesta de paz más completa hecha por Estados Unidos, los llamados Parámetros de Clinton, no tienen verdadero interés en lograr la paz.

También están de acuerdo con Netanyahu en que la retirada de Israel de Gaza y el subsiguiente ascenso de Hamás son prueba de que cada trozo de tierra que cede Israel está destinado a ser una base de lanzamiento de misiles contra el país.

No obstante, existe otra razón más para la victoria de Netanyahu. La izquierda no ha sabido comprender que las elecciones israelíes no son un asunto meramente político; son la expresión de una lucha de culturas permanente en una sociedad que es un caleidoscopio de etnias. En cierto sentido, las elecciones israelíes son un asunto tribal: la gente vota por recuerdos, insultos, sensibilidades religiosas y agravios colectivos.

El dominio político actual de la derecha israelí se alimenta de la añoranza general por las raíces judías, el profundo miedo a los árabes y la implacable desconfianza de un “mundo”, la llamada comunidad internacional, con el que los judíos pelean desde hace siglos. Consideran que el deseo de paz de la izquierda es ingenuo e incluso una muestra de insensatez política (en cualquiera de los dos casos, una traición imperdonable a la identidad judía).

Netanyahu ha sabido ser un polo de atracción para los miedos y los complejos de una gran variedad de votantes descontentos: inmigrantes rusos, judíos ortodoxos, la mayoría de los israelíes tradicionalistas y colonos religiosos. Independientemente de que sus motivos fueran animosidades tribales, un rechazo ideológico al proceso de paz o el distanciamiento cultural de las élites progresistas del país, cualquiera que se sintiera marginado desde el punto de vista étnico, cultural o social, se unió a Netanyahu para derrotar a los izquierdistas que habían usurpado la historia judía y traicionado a Eretz Israel.

Lograr una solución de dos Estados sería una tarea increíblemente difícil incluso aunque Israel no hubiera emitido un voto explícito contra ella. En realidad, confiar en que los adversarios de Netanyahu habrían podido conseguirlo es una equivocación. Los palestinos nunca han aceptado ninguna de las propuestas de paz de la izquierda en estos años, y la fragmentación actual de la política palestina —con una OLP débil e ineficaz y un Hamás obsesionado por la opción de la guerra, irracional y contraproducente— no deja mucho margen para ser optimistas.

Desde luego, no podemos pretender que la izquierda israelí, después de años de oposición, encuentre la clave de la laberíntica política del país e indique el camino hacia un acuerdo de paz con Palestina.

Los candidatos laboristas en estas elecciones, Isaac Herzog y Tzipi Livni, han sido incapaces de presentar una alternativa creíble al nihilismo destructivo de Netanyahu. La respuesta apropiada frente al profundo escepticismo de los israelíes sobre el proceso de paz no puede consistir solo en prometer “esperanzas” y confesarse “optimistas” en materia de paz. Vender optimismo tras largos años de fracasos, el rechazo por parte palestina de dos sólidas propuestas de Gobiernos israelíes de izquierda, dos intifadas, oleadas de terrorismo suicida y tres guerras contra Hamás parece un empeño francamente hueco y poco convincente.

La respuesta al alarmismo de Netanyahu no puede ser la promesa de una paz celestial. Debe consistir en ofrecer mayor seguridad a través de una gestión creativa y valiente del conflicto, que comprenda frenar la expansión de los asentamientos, desmantelar parte de ellos, descongelar los fondos palestinos embargados por Netanyahu —sin los cuales se vendrían abajo la cooperación con el presidente Abbas en materia de seguridad y probablemente la propia Autoridad Palestina, con efectos nefastos para la seguridad de los israelíes— y, al final, llegar a un acuerdo definitivo.

A estas alturas, internacionalizar la solución al conflicto es la única salida viable. Es necesario convertir los Parámetros del presidente Clinton en una resolución vinculante del Consejo de Seguridad que sirva de base para que las artes negocien un acuerdo, con el respaldo del Cuarteto y los principales países árabes de la región.

Si queremos que los palestinos eviten el triste destino de los kurdos, la mayor nación sin Estado del mundo, e Israel consiga apartarse de su avance suicida hacia un Estado con régimen de apartheid, las dos partes necesitan que el mundo las salve de sí mismas. ¿Pero tiene el mundo la voluntad y la sabiduría suficientes para actuar?

Shlomo Ben Ami, exministro de Exteriores de Israel, es en la actualidad vicepresidente del Centro Internacional Toledo por la Paz y autor de Scars of War, Wounds of Peace: The Israel-Arab Tragedy (Cicatrices de guerra y heridas de paz. La tragedia árabe-israelí).
© Project Syndicate, 2015.

Link: http://elpais.com/elpais/2015/03/20/opinion/1426867410_524297.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s