Ombudsman hondureño recuerda a Estados que ocho instrumentos internacionales los obliga a proteger niños inmigrantes / Departamento19

ninn

 

“Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, dijo hoy que , al menos, 8 instrumentos internacionales obligan a los Estados, tanto de origen como de destino, a darle protección a niños inmigrantes.

– El flujo migratorio de niños hondureños no acompañados que entraron a Estados Unidos vía México pasó de un promedio de 18 diarios en el 2013 a 88 por día en los primeros cinco meses del 2014.

Aseguró que “es obligación nacional e internacional proteger a esos niños y niñas para que se les atiendan efectivamente sus derechos humanos y libertades fundamentales, haciendo efectivo el interés superior del niño”.

Explicó que el interés superior se aplica con medidas de respeto a la personalidad de cada niño o niña migrante, a su opinión, su seguridad personal, su salud, libertad, educación, bienestar, reunificación familiar y la defensa del debido proceso de esa niñez, acorde con los requisitos y procedimientos de la ley que rige en el país de destino.

Agregó que esas obligaciones para todos los Estados y, en concreto, para Honduras y Estados Unidos de América, derivan del Derecho internacional consuetudinario y Derecho Internacional de los Derechos Humanos, tal como lo reflejan, al menos ocho instrumentos internacionales.

El defensor del pueblo hondureño mencionó entre esos instrumentos internacionales la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Protocolo Facultativo relativo a la Participación de Niños en Conflictos Armados.

También se refirió al Protocolo relativo a la Venta de Niños, Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en Pornografía, al Convenio sobre la Prohibición de las Peores formas de Trabajo Infantil y la Acción Inmediata para su Eliminación y Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción de Menores, entre otros.

El Comisionado Nacional de Honduras enfatiza su pronunciamiento sobre la niñez migrante no documentada que se encuentra ya en los albergues norteamericanos y la responsabilidad de Honduras de evitar y controlar la migración forzosa de hondureños y hondureñas.

CONADEHHay una crisis humanitaria entre Honduras y los Estados Unidos de América, ocasionada por la presencia de niñez migrante no acompañada e indocumentada en el territorio norteamericano que ha salido de nuestro país por causas diversas (inseguridad, delincuencia, narcotráfico y pandillas o maras, violencia social, violencia intrafamiliar, pobreza, exclusión, desempleo, por necesidad de reunificarse con sus padres en los Estados Unidos, por ser víctimas de la trata de personas).

Esa niñez ya ha sido vulnerada en sus derechos humanos por las causas que la han obligado a emigrar de Honduras y esa vulneración ha sido agravada por los atentados a su dignidad en los países de tránsito y de destino.

Hay responsabilidades compartidas entre todos esos Estados concernidos, quienes deben asumir las obligaciones consiguientes por ese hecho, asegurando la restitución de los derechos y reparaciones correspondientes.

Entre esos Estados, Honduras tiene la mayor responsabilidad y debe también comenzar a crear inmediatamente, con cooperación internacional, sistemas apropiados de reintegración y reinserción social de migrantes retornados; y entornos democráticos más seguros con evidentes oportunidades de bienestar en los municipios para prevenir y desalentar, en el porvenir, esas migraciones forzadas y establecer la vigilancia migratoria adecuada para controlarlas.

En el presente y en lo aplicable a la niñez migrante no acompañada que ya se encuentra en albergues norteamericanos, hay obligación nacional e internacional de proteger y defender esos niños y niñas para que se les atienda efectivamente sus derechos humanos y libertades fundamentales, haciendo efectivo el principio del interés superior del niño.

Ese interés superior se aplica con medidas de respeto a la personalidad de cada niño o niña migrante, a su opinión, de trato digno y decisiones administrativas o de otro orden que estén orientadas a garantizar la seguridad personal del niño o niña, su salud, libertad, educación, bienestar y reunificación familiar; y la defensa y debido proceso de esa niñez, acorde con los requisitos y procedimientos de la ley que rige en el país de destino.

Esas obligaciones para todos los Estados y, en concreto, para Honduras y Estados Unidos de América, derivan del Derecho internacional consuetudinario y Derecho Internacional de los Derechos Humanos, tal como lo reflejan, entre otros, los siguientes instrumentos: Carta de las Naciones Unidas; Declaración Universal de los Derechos Humanos; Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; Protocolo Facultativo relativo a la Participación de Niños en Conflictos Armados; Protocolo relativo a la Venta de Niños, Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en Pornografía; Convenio sobre la Prohibición de las Peores formas de Trabajo Infantil y la Acción Inmediata para su Eliminación; y Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción de Menores.

En ese contexto de obligaciones y responsabilidades internacionales y en el marco del Estado de Derecho (Rule of Law) del país de destino, los niños o niñas migrantes hondureños que ya se encuentran en los Estados Unidos de América, deben ser evaluados caso por caso de manera integral, siendo asistidos por especialistas en bienestar de la niñez y apropiadamente representados por abogados ante las cortes juveniles y de migración norteamericanas.

En efecto, los niños y niñas migrantes hondureños que se encuentran ya en albergues norteamericanos o los que ya hayan salido de los albergues y están amenazados de deportación, pueden ser protegidos en los Estados Unidos de América conforme a diversas leyes o instrumentos jurídicos, como la ley sobre el “Niño Extranjero No Acompañado” (Ley de Seguridad Nacional de 2002 ); ser clasificados, por cortes juveniles, como niños dependientes de una corte de menores o bajo custodia de una agencia o departamento de un Estado federal, en caso de haber sido abusados, abandonados o desatendidos, y solicitar, ante el Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security), el otorgamiento del status especial de inmigrantes juveniles (Special Immigrant Juvenile Status); o solicitar visa de residencia por haber sido víctimas de trata de personas o de ciertos otros delitos reconocidos en los Estados Unidos de América.

Dada la obligación, a nivel universal, de respeto y cumplimiento de los derechos humanos y del interés superior del niño, los Estados concernidos, más allá del arreglo coyuntural, deben propiciar simultáneamente y comenzar a ejecutar compromisos para complementar significativamente, con el apoyo de la comunidad internacional, el esfuerzo decidido y principal que deberá realizar Honduras, orientado a la eliminación progresiva de las causas estructurales de la migración forzada hacia los Estados Unidos y otros países del mundo.

Exhortamos al Gobierno de Honduras a fortalecer su posición en cuanto a lograr el respeto de los derechos humanos de la niñez migrante no acompañada que se encuentra en albergues norteamericanos, en particular los derechos de personalidad, salud, reunificación familiar, defensa y debido proceso caso por caso de cada niño o niña, aplicando el principio del interés superior de la niñez.

Igualmente solicitamos al Gobierno continuar organizando y mejorando el sistema de atención y reinserción social de los migrantes retornados y a impulsar más efectivamente la seguridad democrática y el desarrollo humano en los municipios para dignificar la vida y arraigar la niñez y juventud en nuestro territorio, y aprovechar sus aportes a favor del bienestar nacional.

Pedimos también a las familias hondureñas abstenerse de promover y evitar la migración de niños y niñas no acompañados porque la ruta de la migración ha demostrado estar plagada de peligros que les convierten en víctimas de abusos de autoridades o delincuencia común u organizada, actos de extorsión, abuso físico y sexual, secuestro, trata de personas, explotación, discriminación y otros.”

Link: http://www.departamento19.hn/index.php/reformas/dreamact/21656.html#.U6zM4jL7gOE.twitter

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s