El Gobierno descarta dimisiones por la tragedia de Ceuta pese a la presión / El País

 

La Guardia Civil vigila la zona de la frontera con Marruecos. / JULIÁN ROJAS

La presión es enorme y creciente en torno a la tragedia en la que perdieron la vida 14 subsaharianos al intentar atravesar la frontera de Ceuta, pero el Gobierno no tiene ninguna intención, al menos de momento, de entregar cabezas políticas. La estrategia pasa, como es habitual, por esperar a ver si baja el soufflé. Pero de momento no para de crecer. Y ya trasciende a la política española. Este viernes entró en liza nada menos que la Comisión Europea.

La comisaria de Interior, Cecilia Malmström, expresó su “preocupación” por los disparos de pelotas de goma al agua que pudieron asustar a los inmigrantes y agravar la tragedia. La Comisión Europea exige explicaciones y amenaza con sanciones. Y mientras, la oposición aumenta la presión en España, en especial sobre el director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

Pero el Gobierno insiste en defender la actuación “proporcionada y con respeto a los derechos fundamentales de los inmigrantes” de la Guardia Civil, según explicó la vicepresidenta,Soraya Sáenz de Santamaría, que rechazó que el director de la Guardia Civil mintiera al asegurar en dos ocasiones que no se habían disparado pelotas al mar, algo que acabó admitiendo el ministro, Jorge Fernández Díaz. Sáenz de Santamaría evitó apoyar expresamente a Fernández de Mesa pero le excusó diciendo que al principio hubo “informaciones parciales”.

La situación es muy delicada y en el Gobierno hay preocupación por su evolución, ya que el asunto tendrá también una derivada judicial. Santamaría solo admitió algunas “deficiencias” en la aplicación de la Ley de Extranjería al ser preguntada por las expulsiones en caliente, pero defendió toda la actuación e insistió en que esto se viene haciendo igual desde 2005, esto es con el PSOE.

El Ejecutivo en cualquier caso ve que la presión no es tan fuerte como en otros casos en el electorado del PP y en la opinión pública en general, que es lo que más preocupa siempre al Ejecutivo. Nadie ve en este momento la posibilidad real de que dimita el director de la Guardia Civil, una persona de la máxima confianza de Mariano Rajoy. También está bajo presión política el delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González.

El Ejecutivo intenta de momento dejar pasar el tiempo a ver si escampa. Y tampoco quiere entregar lo que dilucidaría qué pasó en la frontera: los vídeos completos de todas las cámaras de seguridad. Preguntada por este asunto, la vicepresidenta aseguró que la comparecencia de Fernández a la semana de la tragedia y con explicaciones detalladas “fue una demostración de transparencia” y aseguró que no sabe si existen esos vídeos. Las denuncias de las ONG ante la fiscalía también reclaman que se entreguen esos vídeos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s