El deseo a través de las fronteras / La Jornada

Gabriela Rodríguez

Viernes 10 de enero de 2014

La forma en que viven el amor y los deseos sexuales, hombres y mujeres que emigran a Estados Unidos, es expresión de las formas de exclusión social a la cual ellos y ellas siguen estando sometidos dentro y fuera del territorio mexicano.

Un interesante trabajo etnográfico, realizado a ambos lados de la frontera norte por la antropóloga Jennifer Hirsch, muestra cómo las transformaciones económicas favorecidas por el TLC, y por la política neoliberal de las décadas recientes, afectan la vida sexual y favorecen el riesgo de adquirir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) entre migrantes.

Para la actual subdirectora del departamento de Ciencias Socio-médicas de la Universidad de Columbia, las transformaciones del deseo están vinculadas no solamente con las políticas estatales que han contribuido a las crecientes tasas de educación y las decrecientes de fertilidad, sino con el papel que paralelamente juega la Iglesia católica al pretender secuestrar las bases morales del amor y de conyugalidad, mientras la brutal y tortuosa arena política partidista, vivida desde las impugnadas elecciones presidenciales de 1988, aceleró la extensión de la red de electrificación rural como medio de legitimidad, la cual, entre múltiples implicaciones, también permitió a las parejas exponerse cómodamente a la pornografía en la intimidad de sus propias casas.

La controvertida política migratoria y las condiciones estructurales también favorecen el sexo extramarital: mercado laboral primordialmente masculino del otro lado, bajos ingresos, discriminación, viviendas empobrecidas, mínimo acceso a la recreación artística y hasta la débil infraestructura de transporte público están vinculados con el incremento de prácticas sexuales de riesgo. Nuevas formas de consumo, como el acceso a videos porno, a tangas del mercado chino, han favorecido una erotización de las parejas con un efecto que mejora la intimidad en la perspectiva de las mujeres casadas, pero que no favorece –sino por el contrario, subraya– la inequidad y las desigualdades de poder entre los géneros.

La política migratoria crea vulnerabilidad; cuando los trabajadores están lejos de sus esposas por largos periodos es más probable que tenga sexo no marital, incluyendo prácticas homosexuales y compra-venta de sexo. Esas políticas no solamente restringen los movimientos a través de la frontera, también crean miedo y alienación que inhibe la construcción del tejido social y del compromiso comunitario. La dificultades para obtener licencia de manejar y la pobre infraestructura de transporte limitan la capacidad para circular más allá del barrio y confiere mayor peso a los vecinos del medio inmediato, con lo cual hay pocas oportunidades para vincularse con los gringos, con grupos que no hablan español, así como con los espectáculos artísticos y culturales, lo que la investigadora llama escasez recreativa. Gastar parte de los dólares en comprar sexo es una de las pocas opciones de gratificación a la que tienen acceso los migrantes.

texto en: http://www.jornada.unam.mx/2014/01/10/opinion/014a2pol

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s