La reforma migratoria de EE UU aviva el debate sobre la necesidad de que todos hablen inglés

A los mayores les cuesta aprender un idioma que no es el suyo. / Joe Raedle (getty)

“A menos que sean indios-americanos, todos ustedes vienen de otro país”, declaró recientemente el presidente Barack Obama. “Los que hoy decimos nosotros, un día fuimos ellos”, añadió, en un discurso en el que pidió la acción inmediata del Congreso para poner en marcha una histórica reforma que podría abrir las puertas a obtener la nacionalidad a más de 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin documentos. Ocho senadores de ambos partidos han presentado las bases para una nueva legislación en este sentido. Y el propio Obama ha advertido de que, si el Congreso no actúa, él mismo propondrá una ley. Unos y otros discrepan en muchos aspectos sobre la reforma. Pero hay unanimidad en un punto crucial: los indocumentados que aspiren a convertirse en nacionales deberán aprobar con éxito un examen de inglés.

Texto completo en: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/18/actualidad/1361216745_309695.html