Reubican albergue de migrantes

Centroamericanos deberán caminar 30 km para tener refugio y comida

NUEVA SEDE. Dos carpas fueron instaladas en un predio de 10 mil metros cuadrados del barrio San Bartolo, junto a las vías del tren, para dar alojamiento a migrantes. Cuenta con agua potable y baños portátiles. El albergue es de la Diócesis de Cuautitlán.

HUEHUETOCA, Méx— Dos albergues para migrantes centroamericanos operan en este municipio, uno administrado por la Diócesis de Cuautitlán, y el otro por una fundación. Ambos están junto a las vías y ofrecen a los centroamericanos comida, ropa y un lugar para descansar.

La noche del viernes fue desmantelada la carpa provisional ubicada debajo del puente Independencia, en Tultitlán. Habitantes de seis colonias de la zona dieron plazo hasta el 5 de agosto para la salida del refugio.

“Es algo muy tumbado, o como ustedes dicen, ‘chido’, porque aquí podemos bañarnos, estar bien. Nosotros debemos cuidar lo que tenemos”, manifestó Adinson Ariel Romero, de Honduras, quien llegó al albergue de Tultitlán y aceptó ser reubicado a Huehuetoca.

Con esta medida el flujo migratorio es alterado en el Estado de México, pues los centroamericanos llegan en tren a Tultitlán y de ahí tendrán que trasladarse unos 30 kilómetros hasta Huehuetoca, donde abordan nuevamente La Bestia hacia el norte.

El sacerdote Juan Antonio Torres Tapia, encargado del albergue provisional de Huehuetoca, administrado por la Diócesis de Cuautitlán, aseguró que en el primer día llegaron 152 centroamericanos.

Dos carpas fueron instaladas en un predio de 10 mil metros cuadrados del barrio San Bartolo, junto a las vías del tren y sembradíos de maíz. Un camino de terracería conduce al lugar, que cuenta con agua potable, pero no drenaje; los baños son portátiles.

El predio fue aplanado y continúan las obras para colocar la malla ciclónica que lo circunda. Los migrantes pueden permanecer hasta 24 horas ahí y si salen por cualquier motivo ya no les permiten regresar. La medida provocó inconformidad de algunos centroamericanos, que argumentan vulnera sus derechos.Los voluntarios tienen que cumplir ciertos requisitos para dejar alimentos y ropa.

El padre Juan Antonio Torres es el único que atiende por el momento el albergue, vigilado por unos seis policías, a bordo de sus patrullas.

En avenida del Ferrocarril, Barrio de San Bartolo, se localiza el Comedor del Hermano Migrante San José, de la Fundación Caminos de Ayuda Coacalco. Joel López Robles, su presidente, informó que iniciaron hace mes y medio como comedor y desde hace dos semanas operan como albergue; ahí los centroamericanos pueden quedarse hasta tres días.

Original obtenido de:

http://www.eluniversal.com.mx/edomex/6187.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s